Manipuladoras de alimentos de Ñuble se reúnen con vicepresidenta de la Cámara y consiguen apoyo en el pago de gratificaciones

Defender la igualdad en la remuneración y derechos de las manipuladora de alimentos es una de sus principales consignas. “La idea es que todas las trabajadoras del país quedemos en igualdad de condiciones”.

Así lo señaló Gileny Garrido, presidenta del Sindicato de Manipuladoras de Alimentos de Ñuble “Nicanor Parra” quien junto a la presidenta nacional de FENAMA, Marta Albornoz, se reunieron con la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Loreto Carvajal a quien expusieron la necesidad de avanzar en los trámites que permitan a Junaeb equilibrar la balanza en cuanto al pago mensual de gratificaciones para los sindicatos afectados, lo que en contraste a las trabajadoras que hoy normalmente lo reciben, la diferencia llega incluso a bordear los cien mil pesos.

“Existe un compromiso adoptado por el Gobierno, el año pasado en medio de la discusión de la Ley de Presupuesto, de instalar una mesa de trabajo para acabar con esta discriminación arbitraría de las manipuladoras de alimentos en el país” indicó la diputada Loreto Carvajal quien además acotó que “hoy un tercio de las manipuladoras de alimentos no reciben su gratificación garantizada, lo que significa una merma de cien mil pesos en su salario mensual en comparación con otras trabajadoras que realizan la misma labor”.

Gileny Garrido, valoró la reunión con el director Nacional de Junaeb, Jaime Tohá, a quien se le expuso la situación, recalcando que tanto las manipuladoras de alimentos de Ñuble -que llegan a un total de 1.200 trabajadoras- y parte de sus colegas de la región de la Araucanía y Metropolitana -entre otras- requieren de una solución ya que todas ellas reciben un sueldo inferior por realizar el mismo trabajo que sus compañeras de otras regiones del país. Tohá “nos dijo que gestionará reunión con los involucrados en el próximo mes  de mayo” cerró Garrido.

En este sentido, Carvajal ahondó un poco más y subrayó que estará atenta a que se cumpla “el compromiso del director de Junaeb, que es concertar la reunión tripartita entre la Dipres, Junaeb y las manipuladoras lo antes posible, para cumplir con el plazo del 30 de mayo establecido en el acuerdo firmado”, precisó.

Finalmente, la presidenta de la Federación Nacional de Manipuladoras de Alimentos, Marta Albornoz, apuntó sus dardos a la Junaeb quien habría emitido bases de licitación donde las remuneraciones de las trabajadoras quedaban al arbitrio de los propios empresarios, razón por la cual las trabajadoras no percibieron una gratificación garantizada mensual.

Por esta razón es que “lo que nosotras buscamos es que el Estado se haga cargo de la diferencia para llegar a los 100 mil pesos” precisó la dirigenta quien asegura que serían alrededor de 13 mil las manipuladoras del país que estarían en la misma situación que las ñublensinas.

Print Friendly, PDF & Email
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *